viernes, 29 de junio de 2018

POBRE MI PUEBLO ¿QUE KARMA ESTARÁ PAGANDO?

Por: Iván Collazos González

Con el pasar de los años, es innegable que a nuestro municipio han llegado obras que le han cambiado la cara. Sin embargo, seguimos en el retraso. ¿De qué sirve traer una obra y abandonar o dejar inconclusa otra? Lo digo por lo bonito que es el Polideportivo, pero lo abandonado y desastroso que está EL ESTADIO MUNICIPAL. Así no estamos avanzando.

Lo mismo sucede con el pavimento, hoy en día se siguen ejecutando obras de pavimentación que han sido de mucho beneficio para el municipio, pero la carrera 9 (la lengua) es un completo desastre, la calle 7 pronto estará sin pavimento en algunos tramos y LA CARRERA 21 Y 22 INCONCLUSAS. Así no estamos avanzando.

Una de las grandes preguntas que nos hacemos ¿Qué pasó con LA FERIA GANADERA? Es triste que una tierra ganadera haya perdido esta idiosincrasia. Hoy las instalaciones de nuestra feria son una completa ruina. Los corrales se han podrido, no se sabe si la pista equina es una jungla, la gallera en completo abandono, las casas sin tejado, etc. La feria solo sirve para pintarle publicidad en sus paredes que dan hacia la carretera.

¿Y LA TERMINAL DE TRANSPORTE? Uno de los elefantes blancos más antiguos de Pivijay. Como sería de bonito que ahora que está asfaltada la vía Pivijay – Fundación funcionara esta terminal. Así se acabaría el desorden que se ve a diario en el sector del mercado público. Lastimosamente cuando algún mandatario municipal quiera ponerlo a funcionar (ninguno le ha prestado atención) ya no quedará nada, ya que se han ido robando hasta los techos.

Otro gran problema que nos agobia es la carne que consumimos. Yo pregunto ¿saben dónde matan las reses de la carne que nos comemos? Pues nuestro MATADERO MUNICIPAL no funciona. Solo vemos motos de vagón y carros de mula cargados de carne hacia algunos expendios.

Del HOSPITAL SANTANDER HERRERA ya todos saben el estado tan lamentable en el que se encuentra, de los peores del departamento y la costa.

Ni que decir de SEMSA, lo peor que nos pudo haber pasado. Sin un servicio de agua potable digno, un servicio de aseo pésimo y el deshecho del alcantarillado recorre nuestras calles cada vez que llueve.

De nuestro FESTIVAL PROVINCIANO DE ACORDEONES solo nos queda el recuerdo de que llegamos a tener el tercer mejor festival vallenato del país. Hoy los acordeones ya no retumban en la plaza de los gallos concursando al son de los cuatro aires vallenatos, ni escuchamos esas bellas melodías inéditas dedicadas a Pivijay en muchas ocasiones, o la piquería entre los mejores verseadores del país. Nuestro añorado festival, lo politizaron y lo acabaron.

La parte cultural se sigue perdiendo. ¿Qué pasó con el FESTIVAL DE CANTO DEL COLEGIO MARIA INMACULADA? ¿Por qué desapareció el CONCURSO DE BANDAS DEL LICEO PIVIJAY? ¿Por qué no se realiza el REINADO DE BELLEZA DEL AGROPECUARIO? Creo que el único que se ha sostenido con el tiempo es el CONCURSO DE DANZAS DEL SAGRADO CORAZÓN.

Por otra parte, dicen que la primera impresión es la que más cuenta, es por eso que las entradas en muchas ciudades y municipios les dan la bienvenida a sus visitantes con grandes letras coloridas. Lamentablemente al llegar a Pivijay del lado de Media Luna, lo primero que hacemos es taparnos la nariz, ya que la LAGUNA DE OXIDACIÓN se encuentra a pocos metros de la carretera y la población. Esa es la “gran” bienvenida que les damos a los visitantes.

Y finalizo con uno de los últimos elefantes blancos, por cierto muy polémico; el famoso ACUEDUCTO DE MEDIA LUNA. Con este proyecto parecía que se hacía realidad uno de los sueños más preciados de los habitantes de este corregimiento, por fin tendrían un servicio de agua potable digno, pero resulta que de este solo queda la infraestructura. Fue inaugurado con bombos y platillos, hubo agua el primer día, después, no funcionó más. Aquel preciado sueño de los medialuneros se hizo una pesadilla de la cual aún no despiertan.

Pivijay se ha convertido en el municipio de las obras negras, de los proyectos inconclusos, de las edificaciones abandonadas, de la cultura en el olvido. Lo peor es que todo esto ocurre a la vista de todos y no hay quien se preocupe por nada. Pobre mi pueblo ¿Que karma estará pagando?.